Mentalidad vs fuerza: analizando la final más emocionante de la historia del Roland Garros