Mentalidad consciente en el deporte:

 

Puede que no sea el mejor en nada, pero estoy convencido de que puedo mejorar en todo.

Ricky Rubio.

 

La pasión hierve por dentro, ¿verdad?

Cuando es de verdad, la pasión quema en los huesos y  en los músculos, como si tuvieras electricidad.

Para saciarla te esfuerzas al máximo, das lo mejor de ti en cada momento, porque sientes que nunca es suficiente.

La capacidad de entrega y sacrificio de los deportistas es algo enormemente extraordinario.

Sois vosotros los que me inspiráis cada día para dar lo mejor de mí en mi trabajo.

No hay esfuerzo lo bastante grande, ni sacrificio lo suficientemente duro cuando realmente has decidido entregar el corazón a lo que amas.

 

Por eso, me gustaría hacerte una pregunta:

¿Cuántas horas diarias entrenas?

¿Y cuánto tiempo dedicas a pensar en tu deporte, en las estrategias o en los aspectos que podrías mejorar?

Si sientes esa pasión de la que te hablaba al principio estoy segura de que tu respuesta es que “muchas, muchísimas horas”.

Sin embargo, a veces esa misma capacidad de entrega puede hacerte perder la perspectiva y volverse en tu contra.

¿Has tenido alguna vez la sensación de ir en piloto automático?

¿Cuando te pasas temporadas enteras entrenando hasta la extenuación y ni siquiera tienes fuerza suficiente para preguntarte si estás sacándole partido a tanto esfuerzo?

 

Muchos de los atletas que acuden a mí para superar los bloqueos del deportista han pasado por ese momento.

Sabían que necesitaban un cambio en el planteamiento de sus carreras deportivas, pero no eran capaces de dar el paso.

¿Y sabes qué es lo que les estaba frenando?

Su resistencia al cambio.

Tenían mil excusas para no dar el paso, probablemente las mismas excusas que hoy te planteas tú.

 

 


El cambio nunca es doloroso, solo la resistencia al cambio lo es.


 

Por eso, hoy he decidido hablarte de esa resistencia al cambio y de los 4 bloqueos mentales que están frenando tu carrera deportiva.

 

¡Aprieta el acelerador, porque ésto va de mandarte directo a la meta!

 

Bloqueos del deportista: 4 bloqueos mentales que te están impidiendo desarrollarte en plenitud en tu carrera deportiva

 

Bloqueo nº 1, un clásico: no tengo tiempo para experimentos

 

Tu vida es tu deporte y dedicas cada minuto libre a entrenar, a competir y a darlo todo para mejorar cada día.

Y estoy segura de que tienes otras obligaciones en tu vida, como familia y probablemente trabajo o estudios que también necesitan que les dediques tiempo.

Sé que a veces sientes que no puedes con más obligaciones.

Ahora imagina lo que supondría aprender a desconectar por completo de todo y dejar que tu mente descanse.

Dedicarte diez minutos a ti, a sentirte mejor, simplemente dejando que la respiración limpie tu mente de preocupación y tensiones.

Diez inspiradores, sanadores y renovadores minutos para ti, en medio de todo ese caos.

¿De verdad sigues pensando que no tienes tiempo para eso?

 

Bloqueo nº 2, un viejo enemigo: el miedo a lo desconocido

 

Este es otro de los bloqueos del deportista más comunes.

Piensas que la meditación no es para ti porque no te consideras religioso, ni místico.

No simpatizas con nada que tenga olor a incienso.

¡Te entiendo, pero es que la meditación no es nada de eso!

No es una religión, a menos que consideres una religión el hecho de escucharte, ni tampoco es nada místico, no hay dioses aquí porque el único protagonista eres tú.

Imagínate a unos jugadores de baloncesto de más de dos metros de altura y una media de 100 kilos de peso.

Están sentados en el suelo, tranquilos y en silencio, concentrados en su respiración.

¡Están entrenando su mentalidad consciente en el deporte!

Son Michael Jordan, James LeBron, Pau Gasol y muchos otros.

Su entrenador, su “maestro Zen” particular, era Phil Jackson, y gracias a las técnicas de entrenamiento mental que introdujo en la NBA esos jugadores hicieron historia.

 

Bloqueo nº 3: esto no es para mí, nunca consigo relajarme

 

Eres demasiado nervioso, te cuesta mantenerte tranquilo y no consigues aquietar tu mente.

De hecho, lo único que te relaja es practicar tu deporte, solo en ese momento consigues olvidarte de todo y desconectar.

(de hecho, lo que está pasando en ese momento es que estás meditando, aunque tú aún no lo sepas 😉)

¿Pero qué pasa en las competiciones?

Seguramente esos nervios se hacen con el control de tu mente, de tu estómago y de tu vida.

Tener un buen control emocional y una mente enfocada es algo que debes entrenar, del mismo modo que debes entrenarte cada día para ser mejor en tu deporte.

¿Recuerdas los diez minutos de los que te hablaba un poco más arriba?

¡Con eso basta!

 

Bloqueo nº 4: Cuando solo puedes pensar en competir

 

Sientes que en competición te sería imposible aquietar tu mente, porque te juegas mucho en muy poco tiempo y la presión es enorme.

Probablemente te castigas cuando cometes algún fallo, no puedes salir del bucle, y al final acabas completamente exhausto.

En los entrenamientos todo es diferente, porque realmente disfrutas, pero en competición…¡bufff!

La mala gestión de la competición es otro de los bloqueos del deportista más comunes.

Si cuando estás compitiendo pudieses olvidarte de todo y de todos y dedicarte solo a DISFRUTAR lo harías sin dudarlo, ¿verdad?

Pues eso es justo lo que consigues con la meditación.

 

¿Y tú?

Puede que tú sientas otros bloqueos del deportista que te están impidiendo alcanzar tus objetivos y tus metas.

Me gustaría saber qué es lo que te está limitando porque quiero ayudarte a despegar con toda la fuerza que sé que hay en ti.

¿Me lo cuentas en los comentarios?

Que tengas una feliz semana,

Mónica.